FRENCH GP

“La victoria tiene sabor a una buena recompensa”

El piloto del Ángel Nieto Team Albert Arenas repasa la primera victoria de su carrera mundialista, conseguida el pasado fin de semana en el gran premio de Francia de Moto3.

 

¿Qué sabor tiene esta victoria?

La verdad es que sigue siendo algo increíble, todavía estoy asimilándolo. Tiene sabor a recompensa, a una recompensa muy buena para un inicio complicado de temporada. La lesión en Qatar, en el warm up, nos frenó la progresión que estábamos llevando y la adaptación a la moto. Poco a poco hemos ido cogiendo ritmo, pero las cosas no estaban saliendo del todo bien. Sin embargo, no dejamos de creer, trabajando mucho. En Le Mans se unió todo, hicimos un buen trabajo y el resultado nos dejó una satisfacción muy grande y mucha fuerza para continuar.

 

Se acaba la carrera y eres segundo, tu primer podio. Pero cuando llegas al corralito te enteras de que has ganado.

Llegar al podio ya era alucinante. Estábamos toda la carrera en el grupo de cabeza en todo momento, en una buena posición. En la última vuelta estaba ya cuarto, persiguiendo al tercero, cuando de repente se caen dos pilotos delante. Los esquivé y pasé por meta segundo, pero al terminar la vuelta de honor llegué al corralito y vi que el sitio para el vencedor estaba libre. Fue aún más emocionante, una sorpresa increíble cuando lo vi de lejos. Estaba llegando al corralito, era ya el último, y pensé “tendrán que cambiar las motos de sitio, se han equivocado”. Pero no, la victoria era mía. En casa, ya con más tranquilidad, he vuelto a ver la carrera, y creo que las sanciones son cosas que pasan. Las normas son las mismas para todos y nosotros lo hicimos lo mejor posible y obtuvimos nuestra recompensa.

 

Había sido un buen fin de semana desde el principio, desde el viernes.

Sí, el primer día comenzamos con un buen método. No habíamos destacado en posición, pero sabíamos que el ritmo era consistente. Quedaba demostrar una vuelta rápida, y conseguimos la quinta posición en la parrilla. La moto iba bien, estábamos confiados todos y había un ambiente positivo en el box. El domingo la sesión de calentamiento salió bien y vimos que teníamos la faena hecha. Solo quedaba salir, disfrutar y hacerlo lo mejor posible.

 

¿Qué papel han tenido en este triunfo las mejoras de la KTM?

La verdad es que en Francia nos llegaron algunas mejoras, pero no sólo a nosotros, a todos los pilotos KTM. El de Le Mans es un circuito en el que las diferencias de motor no se notan. En Mugello, con una recta más larga, veremos el potencial de la moto, seguro que nos ayudan mucho estas modificaciones. Tenemos que estar muy agradecidos a KTM, no han dejado de trabajar.

 

¿Qué podemos esperar a partir de ahora de Albert Arenas?

Soy un piloto optimista y ambicioso y durante el invierno me preparaba para luchar por la victoria. Pero luego pensaba: “no he estado en esa situación antes, no puede ser pasar de no estar en la lucha en 2017, a llegar y ganar en 2018”. Sabía que teníamos que ir paso a paso, entrar primero en la zona de los puntos, luego pasar a luchar por el top 10, y así poco a poco ir consolidándonos en el grupo delantero. Ese era el objetivo en Le Mans. Allí tuvimos suerte, pero el trabajo había sido bueno y eso nos permitió estar delante y luchar para aprovecharlo.  En Mugello saldremos con la misma mentalidad, si me siento fuerte llegará un momento en el que dé el paso y me sienta con la confianza de creer y de seguir en esta línea.

 

¿Miras ahora, aunque sea de reojo, a la clasificación general?

Hasta ahora no me había fijado, tenía otras cosas pendientes en las que concentrarme. Ahora también sigo así, todavía no toca mirar la clasificación. Tengo que centrarme en mejorar como piloto, en seguir creciendo y en ser competitivos para más adelante poder mirar a la general. Hay que seguir con los pies en el suelo, intentar ser fuertes y consistentes.

 

Por último, no queríamos olvidarnos de un invitado especial en esta victoria, Mike Wazowski.

¡Sí! En mi primera victoria en el Mundial me ha acompañado Mike Wazowski, es surrealista, pero me ha dado suerte. Todo surgió porque mi sponsor de cascos, HJC, patrocinaba el gran premio y ya el año pasado decidieron hacer una edición especial. Este año me preguntaron si me gustaba el diseño que habían pensado, con el personaje de Monstruos S.A., y por supuesto que me gustaba, quería llevarlo. Es un casco que guardaré con mucha ilusión.